El Papa Francisco pidió «vacunar a los pobres» en plena expansión del Covid-19

Internacionales

El Sumo Pontífice alertó por el agravamiento de la pandemia. Pidió incrementar para el accionar para proteger a los más vulnerables.

El Papa Francisco ofició este sábado en el Vaticano la misa de Navidad con aforo reducido por el aumento de los contagios de coronavirus, en especial con la variante Ómicron. El pontífice encabezó la misa Natividad del Señor – Bendición Urbi et Orbi en el tradicional balcón central de la Basílica de San Pedro.

Francisco, aseguró que emerge el apremiante agravamiento de la pandemia, para la que hay que encontrar cuanto antes las respuestas «más adecuadas», sobre todo aplicar vacunas en las «poblaciones más necesitadas».

Además de los efectos perversos relacionados con Covid-19, también está incluida la violencia desenfrenada contra las mujeres, advirtió el Sumo Pontífice. O incluso el drama imparable de los migrantes y refugiados, a quienes que no podemos «enviar de vuelta».

«Dios con nosotros – invocó -, concede salud a los enfermos e inspira a todas las personas de buena voluntad a encontrar las soluciones más adecuadas para superar la crisis sanitaria y sus consecuencias, necesarias, especialmente las vacunas, para las poblaciones más necesitadas».

«Premiar a todos aquellos que demuestren atención y dedicación en el cuidado de los familiares, los enfermos y los más débiles», acotó.

«Consuela a las víctimas de la violencia contra las mujeres que es rampante en estos tiempos de pandemia», prosiguió Francisco, mientras es particularmente amplia la ola de Covid-19 y también las tensiones internacionales. «Existe el riesgo de no querer dialogar -advirtió el Papa-, el riesgo de que la compleja crisis lleve a optar por atajos en lugar de los caminos más largos del diálogo».

En cambio, «estos por sí solos, en realidad, conducen a la resolución de conflictos y beneficios compartidos y duraderos», enfatizó.

De ahí -y es la parte más sustancial del Mensaje- la necesidad de pensar «en el pueblo sirio, que vive desde hace más de una década una guerra que ha provocado muchas víctimas y un número incalculable de refugiados».

En Irak, «que sigue luchando por levantarse tras un largo conflicto». La necesidad de escuchar el grito de los niños de Yemen, «donde una gran tragedia, olvidada por todos, se lleva a cabo en silencio durante años, causando muertes todos los días», clamó el Sumo Pontífice.

Jorge Bergoglio no olvida «las continuas tensiones entre israelíes y palestinos, que se prolongan sin solución, con consecuencias sociales y políticas cada vez mayores», Tierra Santa, Líbano.

Piensen en el pueblo afgano, «que durante más de cuarenta años ha sido sometido a duras pruebas por conflictos que han empujado a muchos a abandonar el país», remarcó.

Recuerde los conflictos de Myanmar, Ucrania, África, como los de Etiopía, el Sahel, Sudán y Sudán del Sur. También es necesario llamar a la solidaridad, la reconciliación, el reconocimiento de derechos en las Américas.

Finalmente, la súplica del Papa se dirigió al «regreso a casa» de los numerosos prisioneros de guerra, civiles y militares, y de los «encarcelados por motivos políticos».

E instó a no permanecer «indiferentes ante la tragedia de los migrantes, refugiados y refugiadas», cuyos «ojos nos piden que no volvamos la mirada, que no neguemos la humanidad que nos une, que hagamos nuestras sus historias y que no olvidemos sus dramas».

También invocó al «cuidado de nuestra casa común, que está sufriendo también el descuido con el que muchas veces la tratamos», con un llamado a las «autoridades políticas para encontrar acuerdos efectivos para que las próximas generaciones puedan vivir en un entorno respetuoso con la vida».

Compartí esta noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.