Víctor Escobar: se despidió el primer paciente no terminal en Latinoamérica en recibir la eutanasia

Información general

“No les digo adiós, sino un hasta luego”, manifestó Escobar antes de ingresar a la clínica.

Víctor Escobar eligió morir este viernes 7 de enero. Lo hizo tras más de un año en el que, además de sufrir por sus enfermedades, lidió por el derecho de despedirse de este mundo cuando quisiera, dejando un precedente del que quizá se hable siempre: ser el primer latinoamericano en recibir la eutanasia sin estar en fase terminal.

El abogado Luis Giraldo Montenegro, quien acompañó en todo el proceso legal a Víctor, anunció que falleció tras el procedimiento que le permitió al caleño cumplir su voluntad de morir dignamente.

 “Victor Escobar acaba de ingresar a la clínica que le realizará el procedimiento de eutanasia, gracias a todos por sus oraciones estaremos informando cuando descanse en paz”, señaló el abogado.

A sus casi 61 años de edad le dijo adiós a la vida, esa que le dio la oportunidad de ver crecer a su cuatro hijos, porque se cansó de la dificultad de respirar consecuencia de un Epoc —enfermedad pulmonar obstructiva crónica— y de los estragos propios de quien padece diabetes, artrosis severa, depresión y hemiplejía izquierda —parálisis de la parte izquierda del cuerpo—.

Víctor Escobar prefirió morir en lugar de continuar con una vida indigna y su decisión, con todo y lo controvertida, es histórica para toda una región.

Se despidió de este mundo sin que el Gobierno nacional, quizá en desacuerdo con su decisión, le haya escrito o llamado, como lo comentó en redes sociales su abogado, Luis Giraldo Montenegro. Quien sí se acordó de Víctor fue el alcalde de la capital vallecaucana, Jorge Iván Ospina, asegurando comprender su determinación: “La vida está vinculada a la calidad de vida, a poder disfrutarla sin ser una persona dependiente, sin que sufra por el dolor y, en ese sentido, puedo entender la decisión del señor Escobar. Si esa es su decisión, porque la calidad de su vida ha sido menoscabada, la comprendo totalmente”.

También le dedicó algunas palabras a Víctor por su valentía el representante a la Cámara Juan Fernando Reyes Kuri, quien en 2021 radicó un proyecto de ley ante el Congreso de la República para regular la eutanasia, aunque fue descartado el pasado noviembre.

“Me alegra saber que su decisión por fin fue respetada. Todos los colombianos deberían el derecho de decidir si vivir con sufrimiento o morir con dignidad. Su proceso tuvo trabas innecesarias por lo que no se puede permitir que ningún otro colombiano pase por lo mismo”, expresó.

Las complicaciones en salud de Víctor Escobar aparecieron cuando apenas tenía 24 años de edad. En ese entonces, siendo conductor de tractomula, vehículo en el que conoció Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela, quedó aplastado frente al automotor luego de que el de un compañero suyo rodara. A raíz de ello, tuvo que someterse a tres cirugías de columna.

Décadas después, entre 2007 y 2008, sufrió dos accidentes cerebrocardiovasculares, es decir, la detención del flujo sanguíneo en el cerebro, que conllevaron a la hemiplejía izquierda. Ya en 2015 fue diagnosticado con Epoc, consecuencia, según él, de su vida como fumador y de su trabajo en una fábrica donde se manejaba asbesto, causante de fibrosis muscular y cáncer de pulmón, entre otras patologías, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Con base en estas afecciones, así como la dificultad de valerse por sí mismo, evidenciada en la necesidad de contar con una enfermera las 24 horas, fue que el 8 de octubre de 2020, internado en el Fundación Valle del Lili, solicitó la eutanasia, denegada por el comité médico al considerar que no era un paciente terminal, requisito establecido en la sentencia T – 970 de 2015 de la Corte Constitucional para someterse a dicha intervención.

Luego de una batalla jurídica, el pasado 9 de diciembre el Juzgado 17 Civil del Circuito de Cali ordenó un nuevo comité científico para que ayude a Víctor a morir dignamente. Lo hizo tomando como base la Resolución 971 de 2021 emitida por el Ministerio de Salud, en la que se establecen los cuatro requisitos para solicitar la eutanasia: 1) Manifestar el consentimiento libre, inequívoco e informado 2) Ser diagnosticado con una lesión corporal o enfermedad grave e incurable 3) Considerar que el sufrimiento es incompatible con la idea de vida digna y 4) Que el procedimiento lo realice un médico.

Compartí esta noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.