“La Espera Trágica”, una propuesta teatral distinta y necesaria en estos tiempos que corren 

Información general

El elenco Viejos Membrillos incursiona en el sinsentido con el texto de Tato Pavlovsky y nos sumerge en un mundo tan oscuro y sensible como inusual y cómico. Una obra que se corre de las propuestas anteriores y deja al público con más preguntas que respuestas. Afortunadamente.

Por Camila Torrilla Zuffanti

«¿Qué es lo que estamos esperando?» Una pregunta que se le plantea al espectador en el momento que se abren las puertas de la sala en Ciclos Multiespacio en 25 de Mayo y ve a los actores de la nueva obra, “La espera trágica”, en “poses de espera”. Una mirada de reojo a la hora, acomodarse la ropa, sentarse, pararse, caminar, volver a mirar la hora. Aguantar hasta que llegue alguien. O algo. 

Y es que la espera no es un tema poco común en el teatro, en especial en el último siglo, cuando las dos Guerras Mundiales arrasaron con una gran porcentaje de la población europea y el horror hizo que los teatristas encuentren consuelo en la escritura, una escritura que refleja la desazón y desesperanza de esos tiempos. El exponente más grande de esto es “Esperando a Godot” de Samuel Beckett, – pensando a Godot como un Dios (“God” en inglés) al que evidentemente hay que esperar – una obra que encuentra a sus dos protagonistas en la desesperación de no poder realizar nada en absoluto, porque la espera por un personaje que nunca parece hacerse presente los consume en vida.

Esta desesperación y angustia son tomadas por los jóvenes de Ciclos Multiespacio (con su elenco Viejos Membrillos) y puesta a disposición del espectador. Con tintes de clown y grotesco, su director, Fernando Repollo, hace una búsqueda claramente centrada en los actores, que le dan vida y nos traen a lo más originario del teatro del Absurdo: las preguntas sin respuesta. ¿Quiénes son estos tipos? ¿Dónde están? ¿Qué esperan o a quién? ¿De dónde vienen, a dónde van? y la más importante de todas: ¿Por qué les cuesta tanto comunicarse?  Si bien estas respuestas son líneas de puntos en blanco listas para ser rellenadas por nosotros, lo interesante es cuando no intentamos buscar el sentido y bailamos en el combo de sensaciones que están a nuestra merced, y de oferta.

Un escenario bien minimalista y una actuación que marca el pulso; y hasta se propone disruptiva dentro de su propio lenguaje cuando necesita serlo; como es el ejemplo del personaje de Lucas Martínez que ante las voces refinadas y aflautadas de sus compañeros irrumpe con una propuesta que nos hace sentir que Ricardo Iorio entró a escena a destruirlo todo. O cuando uno de los actores, en un momento determinado, abandona al personaje y se desnuda emocionalmente llegando hasta lo más profundo del espectador (no voy a dar más detalles porque es mejor cuando este momento nos agarra desprevenidos).

El absurdo, como planteé anteriormente, es una corriente artística de posguerra, marcada por una sensación de desesperanza que no se aleja mucho de la que se vive en la post pandemia, la crisis energética y ecológica, el panorama económico y político, la violencia cada vez más exacerbada que se vive en las calles y figura en los graf de todos los noticieros del prime time. Un vasto nihilismo nos atraviesa y nos deja preguntándonos: ¿Acaso algo de todo esto tiene sentido? “La Espera trágica” tiene una respuesta a eso y es “NO”. Por eso, lo hermoso del arte y más específicamente del teatro, es la idea de comunión con los actores y compañeros del público; y la sensación de angustia que al ser colectiva, si bien dolorosa, también es reconfortante. Axel, Betiana, Andrés y Lucas nos gritan: “La vida es un absurdo. O nos reímos, lloramos y nos abrazamos juntos; o perecemos en la búsqueda de alguna que otra respuesta innecesaria”. 

Actuan: Axel Dipetto, Betiana Nicora, Andrés Laucirica y Lucas Martìnez. 
Dirección: Fernando Repollo
Asistente de Dirección: Yamila Demarco
Diseño y realización de Maquillaje: Milagros Lobosco.

Compartí esta noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *