El INTA brindó claves para reducir los incendios en cosechadoras

Información general

En la producción agrícola argentina hay tres factores esenciales que aumentan el riesgo de que las cosechadoras se incendien total o parcialmente, poniendo en peligro el capital productivo del contratista o del dueño de la máquina, así como el cultivo en pie y el bienestar del lote ya que el mismo puede incendiarse alrededor de la máquina siniestrada.

Así lo explica un informe de INTA Manfredi, «Extinción de incendios en máquinas cosechadoras» que lejos de perder actualidad, mantiene su vigencia y es de utilidad práctica para evitar esta problemática que ocasiona grandes pérdidas de dinero y tiempo.

Estos tres factores son, detalla el informe, el sistema productivo en siembra directa, el clima durante la época de mayor intensidad de cosecha y la tendencia hacia el sistema de trilla axial, en las máquinas cosechadoras de mayor capacidad de trabajo.

El esparcido de granza, condición relevante en el sistema de directa, ocasiona en trigo, sorgo y fundamentalmente en soja, una gran cantidad de borba que invade el ambiente en el cual trabaja la cosechadora y que es aspirada por el sistema de refrigeración hacia la zona del motor.

La cosecha de soja (verano/otoño) y trigo (verano), se realiza en una época del año de altas temperaturas, con baja humedad relativa y con bajo volumen de viento, lo cual provoca que la atmósfera en la cual trabajan las máquinas cosechadoras sea favorable al desarrollo de cualquier tipo de combustión.

Las cosechadoras axiales son cortas entre ejes y con el motor ubicado sobre la cola de la máquina, con lo cual el radiador de agua/aceite, el del aire acondicionado y la toma de aire del turbo refrigerador, quedan ubicados hacia la parte posterior de la cosechadora. Todos inmersos en una nube de borba que deposita sobre los mismos y trabajando a altas temperaturas.

Según un relevamiento realizado por el Módulo INTA Tecno Cosecha, en Argentina los siniestros de incendio de cosechadoras rondan un promedio de 40 unidades anuales, que sufren pérdidas totales a lo que se agregan la cantidad de incendios parciales que no se registran.

El 80% de las unidades incendiadas totalmente tienen más de 5 años de antigüedad y el 20% restante son modelos de menos de 4 años, entonces puede decirse que en modelos más modernos se redujo la incidencia de los incendios, pero no ha desaparecido.

Frente a esta situación, el módulo Tecno Cosecha de INTA realizó un trabajo de evaluación de un desarrollo de seguridad pasiva que permite proteger a las cosechadoras ante riesgos de incendio. Una central eléctrica que está conectada a sensores ubicados en lugares específicos de la cosechadora donde existe un potencial riesgo de incendio.

Estos sensores detectan el inicio del fuego y avisan a la central electrónica, donde el operario puede activarla en forma manual o bien programarla para que lo haga en forma automática. Esta última opción es interesante cuando la máquina se estaciona en su lugar de guarda, luego de la jornada de trabajo.

Al activarse el sistema, el agente extintor se distribuye por un sistema de cañerías a 8 toberas ubicadas en distintos lugares específicos de la cosechadora, donde aplica 24 kg de polvo químico ABC90 (3 kg por tobera).

Los resultados obtenidos demuestran la capacidad del sistema y del agente extintor ABC 90 para combatir focos de incendio y sugieren continuar las evaluaciones una máquina cosechadora que esté trabajando a ritmo normal en Argentina.

Es importante que el fabricante brinde un protocolo de limpieza y aspiración detallada de la máquina cosechadora. Y en caso de haberse activado el sistema para combatir un foco de incendio, evitar cualquier inconveniente que la presencia del agente extintor pudiera ocasionar sobre el funcionamiento de la máquina cosechadora.

Recomendaciones de INTA
Para reducir probabilidades de incendios en cosecha se recomienda:

  • Evitar trabajar con temperaturas mayores a 30ºC, humedad relativa menor a 30% y velocidad de viento promedio, mayor a 35 Km/h.
  • Limpiar con sopladoras las zonas críticas (motor, tomas de aire y zonas de fricción) al menos tres veces al día.
  • Trabajar en lo posible con viento en contra al avance de la máquina.
  • Colocar rejillas en los tubos de escape de tractores y cosechadoras para evitar la liberación de chispas y carbones.
  • Evitar y solucionar toda pérdida de aceite y/o gasoil del motor.
  • Proteger la cercanía del motor y del turbo de cualquier acumulación de paja y granza. Llevar extinguidores y tanques con agua en la cosechadora y en los acoplados tolva
Compartí esta noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.